Historia del puerto

Desde sus orígenes hasta el siglo XVIII

En la edad de hierro, Nantes es un lugar de comercio en el que vivía un pueblo llamado Namnète. Por su situación, es posible que Saint-Nazaire haya sido construida en el antiguo Corbilo, descripto por Piteas, navegador griego del siglo IV antes de nuestra era.

Al final de la guerra con los galos, los romanos ceden el sur del Loira a los pictones, señores de Poitou, incitándolos a crear Portus Ratiatum, que pasará a ser Rezé. En la época romana, Portus Namnetum (Nantes), capital de provincia romana, vive principalmente de la actividad del puerto, especialmente del comercio de la sal, del cobre, del estaño y de la venta de productos agrícolas y marinos.

                                


A fines del siglo VI, bajo el episcopado de Felix, se ordenan grandes trabajos de cavado de los pantanos al este del burgo de Nantes. Pero hay que esperar el siglo XIV para que el puerto se abra al comercio internacional: los barcos cargados con vino del Val de Loire, tejidos y cáñamo, toman la dirección de Inglaterra e Irlanda. Otros, traen de España, aceite y metales.

En el siglo XV, Nantes es una etapa de los Henseáticos que vienen a buscar sal en la bahía de Bourgneuf. Se firman tratados de comercio con Castilla y León y luego con Bilbao. Las frutas, el alumbre, el hierro y la lana provenientes de España, se mezclan con los paños de Normandía, de Flandres y de Poitou, los tejidos de Anjou y de Alemania que transitan por Nantes.

El barrio de La Fosse, utilizado desde la Edad Media, se forma a principios del siglo XVI alrededor de la plaza del Port-au-Vin. Bien que el tráfico del Loire -sobre todo vino y sal- sigue dominando, la presencia de las mercancías españolas, holandesas, irlandesas y portuguesas, confirman que el puerto de Nantes tiene una función de puerta atlántica europea que desemboca en el Loira.


                                 

A principios del siglo XVII, los comerciantes de Nantes siguen conformándose con el pequeño cabotaje, pero frente a la competencia del vino de Burdeos o de la sal de Brouage, deben volcarse hacia el Atlántico para ir a pescar el bacalao en Terre Neuve.

La primera carga de tabaco, traída de las Antillas en 1639, abre el camino de un comercio directo. Los buques cargados de materias primas toman las rutas de las colonias y traen productos exóticos.

En 1665, la autorización de organizar ventas de la Compañía Francesa de las Indias Orientales, desarrolla el comercio hacia Senegal, China e India.                                        

                                                         

                                

Desde el siglo XVIII hasta el siglo XX: una puerta atlántica

Considerado como el 1er puerto de Europa en 1704, Nantes ocupa el primer puesto de los puertos franceses hasta mediados del siglo XVIII. En 1725, irlandeses, ingleses, portugueses, españoles y sobre todo holandeses, representan el 13% de los comerciantes del puerto de Nantes.

El asedio de la Compañía de las Indias se instala en Lorient en 1733, la trata negrera se convierte en una entrada de provechos considerable. Los barcos armados en el puerto de Nantes, entre 1707 y 1793, representan el 42% del tráfico francés.

Los africanos, deportados, se venden como esclavos en Martinica, en Guadalupe y sobre todo en Santo Domingo, antes que los bergatines negreros importen azúcar bruta, ron, índigo, especias, café, cacao, tabaco. El puerto de Nantes es entonces un vasto mercado de reexpedición de productos coloniales hacia los otros puertos de Europa.

Solo el enarenamiento del estuario complica el acceso de los buques de gran tonelaje a Nantes. Algunos puertos como Le Croisic y sobre todo Paimboeuf se transforman en antepuertos. Las mercancías se cargan en gabarras que suben por el estuario hasta Nantes.


                                           

Los primeros años de la revolución no alteran el crecimiento del puerto. El tonelaje global bruto pasa de 237.716 toneladas en 1790 a 261.163 toneladas en 1792. La guerra civil, el decreto de abolición del esclavitud, la independencia de Santo Domingo y el bloqueo continental, hacen bajar el tonelaje a 43.242 toneladas en 1807.

En el siglo XIX, aunque la trata retoma de manera ilegal, sobre todo hacia la Reunión, algunos armadores como los Dobrée, se dirigen hacia la pesca de ballena. Las importaciones de azúcar siguen representado una parte muy importante de la actividad del puerto. La hulla, necesaria para el funcionamiento de las refinerías, se importa por el puerto de Nantes.

Desde 1822, Saint-Nazaire, Paimboeuf y Nantes están conectadas a diario por barcos de vapor, que compra la compañía de los ferrocarriles de Orleans, cuyas vías llegan a Nantes en 1851 y continúan hasta Saint-Nazaire.


                                             

La dársena de Saint-Nazaire se inaugura en 1856. A partir del primer año se registran 3.292 movimientos. A la cabecera de las líneas hacia las Antillas y Méjico, la Compañía General Transatlántica elige, en 1862, a Saint-Nazaire como punto de salida de sus grandes paquebotes. Saint-Nazaire se afianza como puerto de frente del estuario con la construcción en 1881 de la dársena de Penhoët.

                                           

En 1892, la apertura del canal de la Martinière, con un calado de 5,80 metros, facilita el acceso al puerto de Nantes al mar. A principios del siglo XX, el tráfico del puerto de Nantes pasa efectivamente el millón de toneladas. El total del tráfico de la Basse-Loire es de 4 millones de toneladas.

Desde el siglo XX hasta 2009: la unión del estuario

En 1903 se realizan trabajos en el lecho del río para que los buques con cala de hasta 8 metros de calado puedan llegar a Nantes. Los resultados obtenidos son positivos a tal punto que hacen que el canal de la Martinière sea obsoleto.

Los americanos desembarcan en Saint-Nazaire en 1917. Duplican las vías férreas hasta Nantes y crean, en Donges, muelles de carga petroleros. En 1931, la empresa ANTAR, aprovecha estas infraestructuras para instalar una refinería.

"Cabe considerar los puertos de Nantes y de Saint-Nazaire como dos elementos conexos, de un mismo establecimiento marítimo..." reconoce el Comité de Estudio de la Basse-Loire, creado tras finalizar la primera guerra mundial.

Los bombardeos de la segunda guerra mundial dañan considerablemente las instalaciones portuarias de la Basse-Loire. En La Télindière, 121 restos de barcos obstruyen el acceso y forman una barrera impresionante.

Las relaciones estrechas que hay río arriba y río abajo del estuario llevan a la creación del "establecimiento marítimo de la Basse-Loire". Se organizan nuevas zonas y así nacen, en 1956, las primeras instalaciones de Cheviré.


                                         


En 1966, los puertos del estuario se reúnen en el seno de un solo establecimiento público: el puerto autónomo de Nantes Saint-Nazaire. En esa época, el tráfico del nuevo establecimiento es de 9,77 millones de toneladas. El puerto autónomo se afianza, de a poco, como el gran puerto generalista del litoral atlántico.


                                           

En 1970, se decide crear una zona portuaria entre Saint-Nazaire y Donges. Entre 1971 y 1990 se instalan 4 puestos de la terminal agroalimentaria de Montoir-de-Bretagne.

El año 1976, se destaca por la decisión de implantar una terminal metanera en Montoir-de-Bretagne. Este terminal, de una capacidad de 10 millones de toneladas, es inaugurada en 1980.

La terminal de transporte rodado entra en servicio en Montoir-de-Bretagne en 1977. En 1996, se implanta otra terminal en Cheviré para respaldarla. Tres años más tarde, se construye la terminal de carbón de Montoir-de-Bretagne. En el mismo año se crea un 7mo puesto de la terminal petrolera de Donges.

En 1991, el puerto autónomo de Nantes Saint-Nazaire decide utilizar el nombre comercial "Puerto Atlántico Nantes Saint-Nazaire" para seguir siendo cada vez más visible a nivel internacional.

 

                                             

Desde 2002, con el puesto de transporte rodado de Cheviré se pueden transportar partes de Airbus desde Nantes hasta Saint-Nazaire.

El tráfico del puerto llega en el 2005, a los 34,5 millones de toneladas. El mismo año, en Cheviré, se inaugura el 4to puesto en muelle para recibir tráficos nuevos.

En cuatro décadas, la capacidad de los utillajes portuarios ha aumentado considerablemente, pasando de 75 a 1.250 toneladas de mercancías por hora.

En 2008, para reforzar la competitividad en el plano europeo, los puertos autónomos metropolitanos se convierten en autoridades portuarias. En 2009, se instala la nueva gobernanza de la Autoridad Portuaria de Nantes Saint-Nazaire.